• Introduction:
    First of all, we recognize that this can be very challenging and stressful for families.  Not only is this a time-consuming problem to deal with, but it can also be expensive and impact the entire family.  This is a stress our whole staff empathizes with and would do anything in our power to prevent. 

    How does Tigard-Tualatin Schools and Alberta Rider specifically make decisions about how to handle situations with lice?
    Alberta Rider follows the same lice policy as all other schools in the Tigard-Tualatin School District.  Our policy was provided by the Oregon Department of Education (ODE) and the State School Nurse Consultant Group within the Public Health Division of the Oregon Health Authority. 

    What does the school do when a student is suspected of lice?
    We want to be discrete with children so they’re not stigmatized and so we’re not disrupting the learning environment.  With that said, if a student has lice, we want to do everything in our power to make sure it’s not spread to other students.  Students suspected of lice are quickly and discretely sent to the office.  They are checked by our office staff or school nurse.  These folks are highly trained and know lice when they see it.  If we find lice or knits we call parents and ask them to work to resolve the problem immediately. 

    It is unlikely that all head lice infestations can be prevented. Parents/caregivers will benefit from receiving support from school staff about the importance of regular surveillance at home, choosing and adhering to the protocols of evidence-based treatment recommendations, and educating to dispel head lice myths. The education mission of schools will be supported by implementing evidence-based policies and strategies under the guidance of the school nurse. The burden of unnecessary absenteeism to the students, families, and communities far outweighs the perceived risks associated with head lice.

    The state’s policy requires that this is always confidential, which is due in part to the federal law known as the Family Educational Right and Privacy Act or FERPA.
    Does that mean families are not contacted when their child’s classmate has lice?

    Yes.  We are not able to contact families when a classmate of their child has lice.  We understand this has been standard practice in the past, but doing so would be in conflict with FERPA.  In addition, the State School Nurse Consultant Group and the School Nurse Consultant Group found that these practices were not helpful in reducing the risk of lice transmission. 

    According to these groups, communications such as these do not prevent or reduce the risk, but they do increase community anxiety, increase social stigma causing undue emotional harm and it puts confidentiality rights at risk.  Also, by the time a lice transmission is discovered, the child may have already had lice for a month or longer.  These groups recommend community education as the biggest deterrent to head lice.  This blog is part of our attempt to do this.

    What do you want families to know about Lice?
    We all play an important role in making sure our students avoid headlice.  Dealing with lice is very stressful for families.  It’s uncomfortable for students and it can disrupt learning.  Head lice is not known to cause disease, but it is extremely troublesome for all kinds of reasons. 

    Our teachers remind students to avoid head-to-head contact and to not lay on the floor.  Lice do not jump, they crawl, so avoiding these behaviors significantly reduces the possibility of transmitted lice.  We ask that our families remind students of that too and to do what they can to reduce the risk.  This involves following basic guidelines around shared personal space & belongings when at a friend’s house, day care or other places in our community. 

    Closing:
    The bottom line is we follow best practices outlined by experts, which includes educating students, initiating preventative measures and targeting support to students and families who need it.  We want to do everything we can to minimize all potential disruptions to the learning environment.  That includes keeping your lives at home as stress free as possible so all our kids can maximize their learning.  If there’s anything we can do to support you in that, on this topic or any other, please reach out to us.

    Introducción:
    En primer lugar, reconocemos que esto puede ser muy desgastante y estresante para las familias. No solo es un problema que lleva mucho tiempo tratar, pero también puede ser costoso e impactante para toda familia. Este es un estrés con el que todo nuestro personal simpatiza y haría cualquier cosa en nuestro poder para evitar.¿Cómo las escuelas de Tigard-Tualatin y Alberta Rider toman específicamente decisiones sobre cómo manejar

    situaciones con piojos?
    Alberta Rider sigue la misma política de piojos que todas las otras escuelas en Distrito de Tigard-Tualatin. Nuestra política fue proporcionada por el Departamento de Educación de Oregón (ODE) y el Grupo Estatal de Enfermeras Escolares Consultantes dentro de la División de Salud Pública de la Autoridad de Salubridad de el Estado de Oregon.

    ¿Qué hace la escuela cuando se sospecha que un estudiante tiene piojos?Queremos ser discretos con los niños para que no sean estigmatizados y no interrumpamos el
    ambiente de aprendizaje. Dicho esto, si un estudiante tiene piojos, queremos hacer todo en nuestro poder para asegurarnos de que no se propague a otros estudiantes. Los estudiantes en los que se sospecha el tener piojos son rápida y discretamente enviados a la oficina. Nuestro personal de oficina o el enfermero de la escuela los revisan. Estas personas están altamente capacitadas y conocen los piojos cuando lo ven. Si se encuentran piojos o liendres,  llaman a los padres y les piden que traten de resolver el problema de inmediato.

    Es poco probable que se puedan prevenir todas las infestaciones de piojos. Los padres/personas encargadas del cuidado de los niños, se benefician de recibir el apoyo del personal de la escuela sobre la importancia de la vigilancia regular en el hogar, al elegir adherirse a los protocolos y recomendaciones de tratamiento basadas en evidencia, y

    educando para disipar los mitos sobre los piojos. La misión educativa de las escuelas será apoyada al implementar políticas y estrategias basadas en evidencia bajo la guía de el enfermero escolar. El absentismo de los estudiantes es una carga innecesaria para ellos, sus familias y comunidades. Ese peso supera los riesgos percibidos o asociados con los piojos. 

    La política del estado requiere que esto sea siempre confidencial, lo que se debe en parte a la ley federal conocida como la Ley de Privacidad y Derecho Educativo de la Familia o FERPA.

    ¿Significa eso que no se contacta a las familias cuando algún compañero de clase de su hijo tenga piojos?
    Si. No podemos contactar a las familias cuando un compañero de clase de su hijo tiene piojos. Entendemos que en el pasado esa ha sido la práctica estándar, pero hacerlo estaría en conflicto con FERPA. Además, Grupo Estatal de Enfermeras Escolares Consultantes del Estado ha verificado que estas prácticas no fueron útiles para reducir el riesgo de transmisión de piojos en el pasado.

    Según este grupo, ese tipo de comunicaciones no previenen ni reducen el riesgo, pero sí aumentan la ansiedad de la comunidad, aumentan el estigma social que causa daño emocional indebido y pone en riesgo los derechos de confidencialidad. Además, cuando se descubre la transmisión de piojos, el niño puede haber tenido piojos durante un mes o más. Estos grupos recomiendan la educación comunitaria como el mayor elemento de disuasión para los piojos. Este blog es parte de nuestro intento de hacer esto.

    ¿Qué es necesario que las familias sepan sobre los piojos?
    Todos jugamos un papel importante para asegurarnos de que nuestros estudiantes eviten el uso el contraer piojos. Lidiar con los piojos es muy estresante para las familias. Es incómodo para los estudiantes y puede interrumpir el aprendizaje. No hay evidencia de que los piojos de la cabeza causen enfermedades, pero es extremadamente problemático por todo tipo de razones.

    Nuestros maestros les recuerdan a los estudiantes que eviten el contacto directo y que no se tumben en el piso. Los piojos no saltan, se arrastran, por lo que evitar estos comportamientos reduce significativamente la posibilidad de transmisión de piojos. Pedimos que nuestras familias también les recuerden eso a los estudiantes y que hagan lo que puedan para reducir el riesgo. Esto implica seguir pautas básicas sobre el espacio personal compartido y las pertenencias cuando está en la casa de un amigo, en la guardería u otros lugares de nuestra comunidad.

    Para cerrar:
    La conclusión es que seguimos las mejores prácticas descritas por expertos, que incluyen educar a los estudiantes, iniciar medidas preventivas y focalizar el apoyo a los estudiantes y las familias que lo necesitan. Queremos hacer todo lo posible para minimizar todas las posibles interrupciones en el entorno de aprendizaje. Eso incluye mantener sus vidas en casa lo más libres de estrés posible para que todos nuestros niños puedan maximizar su aprendizaje. Si hay algo que podamos hacer para ayudarlo en eso, sobre este tema o cualquier otro, comuníquese con nosotros.